Un grupo de vecinos de la localidad de Ciudad Evita denuncian la creación de basurales en la reserva natural por parte de comerciantes y otros habitantes de la zona.

Además de la falta de mantenimiento de las autoridades municipales, los vecinos apuntan alertan que allí se arrojan residuos patológicos, como frascos para análisis clínicos, que deben recibir un tratamiento especial. También se apunta contra supermercadistas y otro tipo de comerciantes.

Este tipo de lugares es propicio para la proliferación de roedores y muchos tipos de insectos, que los habitantes aledaños al bosque advierten que circulan en un gran número.