La Municipalidad de La Matanza clausuró el supermercado Coto de Ramos Mejía este viernes, luego de una inspección realizada en la que detectaron irregularidades. En consecuencia, su dueño Alfredo Coto protestó junto a sus empleados en la puerta del comercio acusando al intendente Fernando Espinoza.

“No fue un problema de precios ni nada, no sé por qué nos tiene tanta bronca”, se defendió el supermercadista en alusión a Espinoza. “Lo llamé varias veces y no me atendió. Si le da la cara, que me atienda”, continuó Coto, quien contó que estuvo personalmente supervisando las góndolas junto al encargado.

La intendencia emitió un comunicado en el que informó que la clausura fue “por violación a la Ley 18284 y decreto ley 8751/77”. En otro pasaje, explica que “entre otras irregularidades, se detectaron productos con fecha de vencimiento manipulada, productos sin la pertinente refrigeración, mal manejo de residuos, falta de limpieza […] y potencial riesgo de contaminación de alimentos”.

Para finalizar, el informe aclara que “En estos momentos de emergencia sanitaria nacional producto de la pandemia del Coronavirus, el Municipio no tiene intereses específicos en cerrar un supermercado, pero tiene que velar por los intereses, el beneficio y la salud de todos los matanceros”.