El imputado es Cristian Héctor Perrone (45), quien llega a juicio procesado por “abuso sexual seguido de muerte”, que prevé una pena de prisión perpetua en caso de recaer condena.

El debate se iniciará a las 8.30 en la sede del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3, ubicado en Mendoza y Almafuerte de San Justo, y será encabezado por los jueces Alberto Saibene, Gustavo Navarrine y Diana Volpicina.

Como fiscal intervendrá Alberto Luppino, quien tiene previsto citar a unos 20 testigos para que declaren en el debate, mientras que Perrone será asistido por el defensor oficial Diego Burgueño.

El hecho que se le imputa a Perrone fue descubierto el 7 de mayo de 2016 en un galpón situado en avenida de Mayo 2080, de Ramos Mejía, donde el acusado trabajaba de sereno.

En el lugar vivía María Soledad Ramos (24), en una pequeña pieza junto a sus hijos de 7 y 9 años, quienes se encontraban en la escuela al momento del crimen de su madre, y el día del hecho la había ido a visitar su amiga Florencia Ayelén Mariezcurrena (14).

Alertada por las autoridades escolares, ya que Ramos no había ido a retirar a sus hijos, la Policía arribó al galpón y encontró los cadáveres de ambas mujeres, quienes habían sido atadas, violadas y estranguladas con un cable.

El asesino presuntamente también las drogó, ya que los cuerpos no presentaban signos de defensa.

Luego de que se produjera el doble femicidio, se determinó que Perrone también estaba acusado de abusar sexualmente de una hija suya menor de edad, según una causa que tramita en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de Ezeiza.

Esta denuncia fue radicada el 1 de julio de 2015 por la madre de la niña, que por entonces era pareja de Perrone aunque luego de este hecho se separaron y él no volvió a ver a la mujer ni a su hija