En los últimos días un niño de 5 años fue picado mientras dormía en Capital y tuvo que ser internado de urgencia. En las las redes sociales se viralizaron fotos de vecinos del conurbano, incluyendo a La Matanza, mostrando la aparición del peligroso artrópodo en diversos domicilios.

“El calor favorece la aparición de este tipo de arácnidos que, en su especie Tutyus trivittatus, suele ser muy peligrosa sobre todo en ancianos o niños y en personas con problemas de salud”, alertaron desde la Secretaría de Salud Pública local.

Los alacranes -también llamados escorpiones- habitan principalmente en las zonas del centro y el norte del país donde hay altas temperaturas y altos porcentajes de humedad. Se cree que llegaron a Buenos Aires entre fines del 1800 y principios del 1900 en barcos y trenes provenientes de la mesopotamia que traían madera para la construcción.

La mayoría de ellos son venenosos, por lo que es importante prevenir su contacto. “Para prevenir picaduras la medida más eficaz es la prevención y los cuidados intradomiciliarios como el corte de pasto, el sellado de grietas y orificios en paredes, la colocación de rejillas adecuadas en los desagües y de tapas adecuadas en las salidas y entradas de cañerías”, informaron desde el Municipio.

Asimismo, difundieron los pasos a seguir para el cuidado personal, donde se recomienda “revisar y sacudir prendas de vestir, evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes y revisar zapatos”. Finalmente, en caso de picadura se recomienda “concurrir rápidamente al hospital más cercano para su atención y tratamiento”.