Foto: La Nación.

Desde el miércoles 1 de julio, como lo anunció el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tendrá restricciones en el transporte público para evitar la circulación masiva de personas y que los contagios de Coronavirus no continúen creciendo.

Según averiguó Matanza Digital, los colectivos mantendrán la misma frecuencia que tienen desde que empezó el aislamiento. “Es casi como la frecuencia habitual a la cual no llegamos por las licencias de personas de riesgo” señalaron desde la empresa Almafuerte S.A., que administra seis líneas de ómnibus en La Matanza, dos de las cuales tienen servicios interjurisdiccionales con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Respecto a los trenes, sólo funcionarán con un sistema de turnos a través del cual se debe reservar un asiento por la web, con el objetivo de evitar la aglomeración de personas y la propagación del Covid-19.

El Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, anunció que “la tarjeta SUBE no será restringida por si hubiera casos de emergencia” en relación a los trabajadores no esenciales, aunque advirtió que “si una tarjeta no autorizada se utilizara reiteradas veces, se bloqueará”, con el objetivo de reducir la circulación de personas que puedan infectarse o transmitir el virus.

A su vez, Alejo Supply, el Ministro de Transporte de la Provincia de Buenos Aires, advirtió que los controles serán estrictos y que “si se encuentra alguien circulando en su auto particular sin permiso, se le secuestrará el vehículo”. Además, detalló que “hay nueve millones de viajes semanales, de los cuales seis millones son en colectivo”, por lo que será importante el control en ese medio.