La Secretaría de Hacienda municipal le entregó a los concejales el proyecto de presupuesto para 2018 y estimó que se gastarán alrededor de $7.100 millones, lo que significa un incremento del 30,2% respecto a este año.

La secretaría más beneficiada para el año entrante es la de Juventud, en manos de Cecilia Presas, ya que pasa de recibir cerca de $13 millones a $37 millones en 2018. Es decir, el área tuvo un incremento presupuestario del 175%.

La segunda dependencia más favorecida fue la de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, de Karina Rocca, que percibirá $56 millones, cuando este año recibió $27 millones. La suba fue del 104% porque tendrá a cargo otros programas municipales.

Además, la Secretaría de Desarrollo Social, al mando de la diputada provincial electa María Laura Ramírez, pasó de contar con $311 millones a $601 millones para el año entrante. Esta cartera representará el 8,5% de los fondos municipales, cuando en 2017 fue del 5,7%.

El área con más dinero destinado es la Secretaría de Salud, a cargo de Alejandro Collia, que cuenta con $1.931 millones, un incremento del 34% respecto al año pasado en medio de los reclamos por la finalización de los hospitales Kirchner y Favaloro. Salud representa el 27,2% del presupuesto, mientras que en 2017 fue el 26,5%.

Por último, otras carteras que crecieron por encima de la inflación son las de Deporte y Recreación (62%), Ciencia y Tecnología (50%) y la de Tercera Edad (45%).

En la otra vereda, un área importante que no se vio del todo favorecida fue la Secretaría de Obras Públicas, ya que sufrió una reducción de casi $80 millones y pasó de percibir $645 millones a contar con $566 millones. De esta manera, la merma es del 12,3%.

La otra área que creció por debajo del índice inflacionario fue la de Protección Ciudadana, que se vio implicada en el caso del “falso pastor”, porque bajó porcentualmente su participación presupuestaria del 8,9% al 8,1%. Esta secretaría recibirá $578 millones, 20% más que el año pasado cuando recibió $483 millones.

El resto de las dependencias no tuvieron demasiados cambios y reciben aumentos que rondan del 25% al 30%, acorde a las mediciones de la inflación difundidas oficialmente.