Brasil llegó a los 101.826 infectados y 7.051 fallecidos por Coronavirus en las últimas 24 horas mientras el presidente Jair Bolsonaro encabezaba una movilización en Brasilia para denunciar un intento de desestabilización por parte del Congreso y el Supremo Tribunal de Justicia.

El país vecino lidera por amplio margen la cantidad de infectados en la región y sólo es superado por Estados Unidos a nivel continental. La tasa de letalidad del virus es de 6,92% en Brasil, que es superada solamente por Surinam (10%) y Guyana (10,98%).

Bolsonaro siempre se mostró reticente a aplicar medidas relacionadas a la cuarentena y convocó a manifestaciones contra los otros poderes del Estado, con quienes tiene enfrentamientos políticos por las intenciones de paralizar el Congreso y la imposibilidad de nombrar al nuevo jefe de la Policía Federal por una determinación judicial.

“Las Fuerzas Armadas están de nuestro lado”, destacó el mandatario brasileño mientras era escoltado por banderas de Estados Unidos e Israel. Sucedió tras un encuentro previo con los máximos generales del país, que son quienes tienen el control operativo de la pandemia.

Bolsonaro acusó intromisiones de la Justicia que limitan su capacidad de decisión y profundizó sus peleas con los gobernadores, a quienes acusa de ser los responsables del gran número de casos. Es una estrategia similar a la marcada por Trump desde la Casa Blanca.

En este contexto, el sistema sanitario está al borde del colapso y en algunos estados como Río de Janeiro ya se registra una ocupación casi total de las camas de terapia intensiva, con niveles que llegan al 97% de ocupación.