El Concejo Deliberante aprobó esta tarde el presupuesto con el que contará el Ejecutivo municipal para transitar el año 2019. “Es un presupuesto realista, factible y que se puede cumplir porque se ajusta a las posibilidades del municipio”, sostuvo el jefe de la banca oficialista, Ricardo Rolleri.

El Justicialismo hizo uso del voto de sus 12 concejales y reunió 18 votos a favor del presupuesto, cosechando el apoyo de los bloques del Frente Renovador (2) y del bloque que responde al diputado nacional Fernando Asencio, Red por Argentina (2).

“Vamos a acompañar el presupuesto porque se accedió a las modificaciones que hemos planteado en la reunión de labor parlamentaria”, reconoció Daniel Novoa, líder del espacio massista, dando cuenta de las negociaciones previas que tuvo el oficialismo con la expresión local del partido de Sergio Massa.

Las dos caras de Nueva Dirigencia

El único bloque que votó dividido fue el de Nueva Dirigencia: el ex candidato a intendente de Cambiemos Miguel Saredi y el concejal Miguel Calvete votaron en contra, mientras que Natalia Ybalo y Luisa Mongues Belkis se pronunciaron a favor.

Estas últimas responden al ex concejal y dirigente Abraham ‘Toto’ Delgado, que actualmente forma parte del armado territorial del salteño Juan Manuel Urtubey. “Nuestro bloque es democrático, por eso vamos a votar favorablemente”, sostuvo la concejal Luisa Mogues Belkis.

En la otra vereda, Miguel Saredi criticó la desprolijidad con la que se postergó la discusión del presupuesto, al demorar su tratamiento de facto sin votar formalmente la prórroga: “voy a votar en forma negativa el presupuesto municipal porque se presentó cuando quiso el presupuesto, sin pedir prorroga en este Concejo Deliberante”, sostuvo.

Y si bien coincidió con el oficialismo en que La Matanza es “perjudicada con la coparticipación”, criticó el manejo austero de los fondos locales: “nuestro presupuesto explica por qué somos marginales. Voto en contra porque hace años manejan el presupuesto de forma liberal y conservadora. Hasta Christine Largarde y el FMI podría usar los mismos términos que el oficialismo municipal”.

Cambiemos enfatizó su rol opositor

El bloque de Cambiemos fue el único que votó en su totalidad en contra. “Si hacemos una comparación con el presupuesto del 2018, se nos están riendo en la cara. La ejecución presupuestaria al 30 de septiembre de este año era de $11.258 millones, cuando lo presupuestado eran $7.500 millones. Es decir, los gastos se ejecutan a discreción sin pasar por este Concejo Deliberante”, cuestionó el líder del espacio macrista, Miguel Racanelli.

Asimismo, el concejal cuestionó la creación del “fondo especial” de $2.500 para palear la situación social que propuso el oficialismo. “Me causa temor que, en un año electoral, se reserven $2.500 millones en contingencia social y este Concejo Deliberante no va a poder controlar en qué se gasta”, fustigó.

Y, en el final, retomó la vieja crítica a los más de 3 mil millones que tiene el municipio guardados en plazos fijos y que no utiliza. “Con las tremendas necesidades que tiene este municipio desde hace 35 años, ¿por qué tener un municipio rico en fondos y no destinarlo a los vecinos?”, cerró.

Doce mil millones para 2019

El presupuesto 2019 será de $ 12.534 millones y está conformado por diversos ingresos: 8 mil millones corresponden al fondo de coparticipación provincial, y el resto a fondos propios correspondientes a tasas de servicios generales ($1.512 millones), de seguridad e higiene ($1.894 millones) y a otras tasas y derechos menores.

De manera extraordinaria, se agrega para el año próximo una suma de $2.500 millones previsto para palear la situación social. “Se agregó una figura inteligente como la de ‘previsión para contingencias’, que aumenta el presupuesto en un 20%”, defendió el oficialista Rolleri ponderando la “solvencia” del secretario de Economía y Hacienda, Roberto Feletti para explicar el presupuesto en las reuniones que hubo.