Fernando Espinoza asumió como nuevo intendente en un evento realizado en la Catedral de San Justo y contó con el acompañamiento de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Rodeados de color militante en la plaza San Martín, también estuvieron presentes los mandatarios de Formosa, Gildo Insfrán; de Entre Ríos, Gustavo Border; y de Tucumán, Juan Manzur, quien supo ser secretario de Salud municipal durante la intendencia de Alberto Balestrini. También dijo presente la vicegobernadora bonaerense, Verónica Magario.

Hubo una importante movilización de todas las organizaciones que integran el Frente de Todos, en especial del Partido Justicialista, y el epicentro de la ciudad cabecera permaneció colmado de militantes.

Hugo Moyano, de Camioneros, y Roberto Fernández, de la UTA, fueron las presencias más resonantes entre los sindicalistas. Se destacaron los ministros Nicolás Trotta (Educación) y Gabriel Katopodis (Obras Públicas), a quien Espinoza le agradeció por “representar a todos los intendentes en el gabinete nacional”.

El matancero se impuso en los pasados comicios de octubre con un porcentaje cercano al 64,5% y encara su cuarto mandato como intendente, ya que se desempeñó en esa función en los periodos 2005-2007, 2007-2011 y 2011-2015.

Además, jefes comunales como Gustavo Menéndez (Merlo), Alejandro Granados (Ezeiza), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Francisco Echarren (Castelli) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentina) fueron de la partida.

Cristina y Magario fueron las encargadas de entregarle el bastón de mando al flamante intendente, y dieron paso a la continuidad política del peronismo en La Matanza, un histórico bastión justicialista.