Foto: Infobae.

En una extensa jornada, los senadores bonaerenses aprobaron por amplia mayoría los proyectos de Presupuesto General de Gastos y Recursos, Endeudamiento y la ley Fiscal Impositiva que presentó la gobernadora María Eugenia Vidal para afrontar el año que viene.

Los puntos claves de la votación

Vidal accedió a una serie de cambios en el proyecto de Presupuesto que permitió destrabar la votación del endeudamiento y del aumento de tarifas. Estos últimos dos proyectos representaban un desafío ya que requiere dos tercios de los votos.

Presupuesto 2019: será de 929 mil millones de pesos. La gobernadora dio marcha atrás con la transferencia a los municipios del ajuste que impuso el gobierno nacional, y la provincia finalmente se hará cargo de los subsidios a la tarifa social eléctrica, de las líneas locales de transporte y los costos del Ceamse.

También se consensuó con los intendentes que el Fondo Educativo mantenga el porcentaje de la distribución del 50 por ciento destinado a obras de infraestructura en el Conurbano y el 40 por ciento en el Interior. Vidal quería que el 100% sea dedicado a obra de infraestructura en el Conurbano y el 80% en el Interior.

Endeudamiento: se aprobó el endeudamiento por 68.500 millones tras acordar la creación de una comisión bicameral para analizar el adelantamiento de las elecciones municipales, uno de los pedidos del massismo para que sus intendentes no queden en medio de la polarización Macri-Cristina y no puedan mantener sus distritos. Sin embargo, la bicameral no es vinculante y estará controlada por Cambiemos.

Ley Impositiva: contempla un aumento del 38% para el impuesto inmobiliario, sea urbano o rural. Vidal también cedió y permitió modificar las tasas municipales que el gobierno había fijado en un 38%.

Otro dato relevante es la creación de dos nuevos impuestos al juego: uno para el juego online, habilitando esta modalidad; y otro será el impuesto al premio que se tomará de las máquinas tragamonedas y será de un 2 por ciento.

Hilando fino en la votación

Las negociaciones se dieron en el Senado, que ofició de Cámara de origen. El tratamiento de los tres proyectos se dio de manera conjunta, pero sus votaciones fueron en particular y por votación nominal.

El endeudamiento de 68.500 millones fue aprobado por el voto del bloque de Cambiemos, el Frente Renovador (FR) y de parte del bloque de intendentes del PJ Unidad y Renovación (PJ-UyR, que lidera Martín Insaurralde). El voto del bloque de Unidad Ciudadana (UC-FpV) y la otra parte del bloque del PJ-UyR fue negativo, por lo que el resultado fue 33 votos positivos y 13 negativos.

El massismo también respaldó la ley Fiscal Impositiva, que contó con el rechazo de los bloques del PJ-UyR y de UC-FpV. Fue de 31 votos positivos y 15 negativos.

Por último, el presupuesto propiamente dicho contó con el voto negativo de toda la oposición. Así, Cambiemos usó el voto de sus 29 miembros a favor mientras que la oposición sumó 17 negativos. Las leyes terminaron de votarse a la medianoche.

De manera maratónica, los proyectos fueron girados a Diputados, donde también se aprobó por amplia mayoría. Tal como ocurrió en el Senado, el massismo y el PJ “dialoguista” no acompañaron el presupuesto pero sí el endeudamiento y la ley impositiva. Unidad Ciudadana votó en contra los 3 proyectos. La votación fue: Presupuesto 45 a favor y 41 negativos, Endeudamiento 66 a 23 y ley impositiva 61 a 23.