La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, no concurrió a la apertura de un centro de primeros auxilios en el barrio Puerta de Hierro por la manifestación que realizaron algunos movimientos sociales en el lugar.

Finalmente, Vidal desvío su recorrido y se dirigió a una recorrida en la estación de Laferrere junto al ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro; el de Transporte, Guillermo Dietrich; y la de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

La intendenta Verónica Magario también iba a participar del acto en Puerta de Hierro, pero declinó su presencia en el lugar para concurrir a una entrega de libros en una escuela. Uno de los pocos funcionarios en el lugar fue el ministro de Desarrollo Social provincial, Santiago López Medrano.

El Movimiento Evita y la CTEP realizaron una gran convocatoria en el evento donde se inauguró una sala de salud que estará bajo la conducción de Cáritas y el Obispado de San Justo.

“La movilización que hicimos fue en apoyo a la gestión que viene realizando el Obispado de San Justo. Nuestro aliado firme es el Padre Tano que trabaja abriendo comedores en un lugar dominado por las mafias y el narco”, afirmó Alberto Fernández, el líder del Evita en La Matanza.

En ese sentido, Fernández agregó que “en el medio de la movilización estaban los reclamos lógicos de la urbanización, que si hubiese venido la gobernadora se lo hubiésemos planteado”.

En las redes sociales circuló la presencia de Vidal en el evento, pero desde su entorno decidieron que no asista por miedo a posibles escraches en la zona. Se manejó con mucho hermetismo su visita final a Laferrere.