A tan sólo dos semanas de comenzar el año, el Gobierno se metió de lleno en lo que serán las próximas discusiones paritarias y le marcó la cancha al sector cuyo aumento sirve de marco general para el resto de los aumentos: los docentes.

A través del decreto 52 publicado este miércoles en el Boletín Oficial, Mauricio Macri fijó “nuevos criterios de relación” con los docentes, modificando el decreto 457 de 2007 que reglamentó la Ley de Financiamiento Educativo y creó una mesa nacional entre el Ministerio de Educación, el Consejo Federal y los gremios nacionales para acordar un “convenio marco que incluirá pautas generales referidas a condiciones laborales, calendario educativo, salario mínimo docente y carrera docente”.

Qué implica el nuevo decreto

A través de la normativa, el Gobierno apuntó directamente contra el gremio nacional más importante de los docentes, Ctera, entidad que representa a más del 70 por ciento de los docentes y cuya capacidad de presión es clave a la hora de discutir los nuevos aumentos de salarios.

De acuerdo el decreto, de ahora en más la representación de los docentes en la mesa de negociación nacional “será ejercida por un miembro de cada asociación sindical”. Hasta ahora Ctera tenía cinco lugares y los otros cuatro gremios con representación nacional, UDA, Sadop, CEA y AMET, contaban con uno cada uno; por lo que se dejará de lado la representación proporcional y no se tendrá en cuenta el peso específico de cada entidad gremial.

Sin discutir el salario mínimo

Asimismo, el decreto de Macri atenta contra la discusión de los aumentos del salario mínimo docente, ya que formaliza un mecanismo para fijar automáticamente el nuevo aumento. Hasta 2016 el salario mínimo se definió en la paritaria nacional, sin embargo, con el argumento de que la situación de las provincias de cara a la negociación con los docentes era muy dispar, el Gobierno no respetó en 2017 la paritaria nacional.

En contraposición, reemplazó la paritaria por un esquema en el que el salario mínimo docente sea aumentado de manera automática todos los años un 20 por ciento por encima del salario mínimo vital y móvil. Los gremios denunciaron el accionar del Gobierno y realizaron diversos paros y movilizaciones exigiendo que se respete la paritaria nacional, aunque sin éxito.

Ahora, frente al nuevo decreto, desde Ctera denunciaron que la normativa constituye “un nuevo ataque a las organizaciones sindicales docentes” y anticiparon que denunciarán la medida ante la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de Educación.