(Foto: Lucas Sosa)

Juntos por el Cambio lanzó la mesa política de La Matanza con la que planea competir por las elecciones municipales en 2021 y 2023. Lo hizo bajo un tono fuertemente confrontativo contra el oficialismo local, a quien acusó -en el documento de lanzamiento- de gobernar desde 1983 “traicionando los principios de la justicia social y degradando las condiciones de vida de todos los ciudadanos del municipio”.

“Esta gesta esperanzadora que en 2023 pondrá fin a 40 años de decadencia, no será por obra de un grupo de dirigentes, sino gracias a la fuerza unida e inquebrantable de un pueblo digno, olvidado y maltratado por el gobierno municipal”, reza en otro de sus párrafos el comunicado firmado por los presentes en el encuentro desarrollado el miércoles en Ramos Mejía, desde donde convocaron a organizar una “administración transparente y profesional, sin vínculos con el crimen organizado que mata diariamente a nuestros vecinos”.

El espacio agrupa a gran parte de los partidos políticos (a excepción del Partido Fe, que se acercó al Frente de Todos) con los que se conformó la -hoy extinta- mesa de Cambiemos en 2016 y seguirá bajo la conducción del ex ministro de Educación nacional (2017-2019) y decano de Derecho y Ciencia Política de la UNLaM (2004-2011), Alejandro Finocchiaro.

“Lo que nos separa es un abismo moral con quienes gobiernan La Matanza”, sostuvo Finocchiaro, en una de sus interlocuciones, agregando que “a este municipio lo gobiernan los mismos desde hace 36 años y tienen la lógica peligrosísima del populismo, que es la sumisión del otro en la pobreza”.

“La lógica del populismo es que en vez de hacer la obra hidráulica, me gasto la plata en el carnaval y después cuando se inunda te doy colchones”, lanzó el ex ministro de Educación. Su discurso fue muy en línea con la estrategia de polarización con el peronismo que adoptaron los dirigentes más radicales de Juntos por el Cambio, liderados por Patricia Bullrich, para recostarse en el núcleo duro de sus votantes hasta que se defina la conducción del espacio. El mismo tono manejaron los concejales cambiemistas durante la apertura de sesiones 2020.

En el acto estuvieron presentes todos los integrantes de la mesa: el consejero escolar Mariano Álvarez (Movimiento Social por la República), Alejandro Zamorano (presidente de la Coalición Cívica La Matanza), Héctor “Toty” Flores (fundador del MSR), el diputado nacional Hernan Berisso (PRO) y el diputado provincial Gustavo Velez (PRO). La única mujer y representante del radicalismo de la mesa, Josefina Mendoza, estuvo ausente debido a que se encuentra con licencia por maternidad.

Definiciones del lanzamiento

Sobre el resultado electoral de 2019. La presentación de la mesa tuvo lugar a 91 días de la asunción de Fernando Espinoza como intendente de La Matanza, luego de que éste se haya impuesto cómodamente en octubre de 2019 liderando la lista del Frente de Todos con el 64,18% de los votos, frente al 24,99% que sacó Finocchiaro con Juntos por el Cambio.

“Nuestro gobierno no estaba pasando nuestro mejor momento y nosotros dentro del gobierno hemos cometido errores sino no hubiéramos perdido la elección en octubre”, sostuvo Finocchiaro al respecto, en alusión a aquella jornada electoral en la que Cambiemos también perdió el gobierno nacional y la provincia de Buenos Aires, por 7,96 y 14,12 puntos respectivamente. “Nosotros escuchamos pero no supimos interpretar lo que nos decía la gente, y ese es otro error a enmendar”, sumó.

Sobre la situación social en la Matanza y la crisis económica que dejó Cambiemos. Al ser consultados por MD sobre este punto, los dirigentes responsabilizaron a las anteriores gestiones municipales por el aumento de pobreza y asentamientos en el distrito.

“La Matanza está mal hace 36 años, porque quienes dicen que sabían gobernar, no gobernaron. Al contrario, es el desgobierno total”, dijo Alejandro Zamorano, el referente de la Coalición Cívica en La Matanza. “La Matanza no sólo se inunda, sino que se mata y se muere muy fácilmente. O se muere por un accidente de tránsito o se muere por ilícitos”, sostuvo Zamorano.

Por su parte, Finocchiaro dijo: “Las cloacas en La Matanza no faltan desde hace dos años, el asfalto y el gas natural no faltan desde hace dos años. De hecho, hoy estamos peor que hace 40 años”.

El dirigente social de Laferrere Héctor “Toty” Flores sumó: “En este municipio los que tienen que dar cuenta son los que gobernaron durante 36 años”. “La Matanza no escapa al proceso de deterioro de lo que fue la calidad de vida en los últimos 40 años en el conurbano. Cuando Argentina crecía a tasas chinas, en La Matanza crecían de manera fenomenal las villas y asentamientos. Asique tener un gobierno afín a nivel nacional que enviaba subsidio y que enviaba dinero, en La Matanza no sirvió para el desarrollo”, agregó.

Sobre la división de La Matanza. Luego de haber impulsado en reiteradas ocasiones -con la ex gobernadora María Eugenia Vidal a la cabeza– un proyecto para fraccionar al partido, se mostraron a favor de continuar con la iniciativa pero con cambios en el proyecto original.

“Ese proyecto (de ley) nunca tuvo muchas posibilidades de salir porque se necesitan los dos tercios de ambas cámaras (de la legislatura bonaerense). Cualquier tipo de división de La Matanza que se plantee, lo que en definitiva tiene que sacar como resultado son dos, tres o cuatro divisiones definidas donde por lo menos cada persona tenga una calidad de vida promedio igual. El gran problema que tenía ese proyecto era que creaba un municipio muy rico y dos municipios muy pobres”, aseveró Finocchiaro.

Por su parte, “Toty” Flores sostuvo: “La división de La Matanza es algo que tenemos que poner en debate sin lugar a dudas, un municipio de estas características es inviable si no se divide, pero hay que hacerlo bien”.

Sobre la interna en el radicalismo. La ausencia de Josefina Mendoza (presidenta del intervenido Comité Radical de La Matanza, aunque cuestionada por varios dirigentes radicales locales) hizo que no haya espacio en la mesa para un referente del radicalismo.

Quien mejor sintetizó la respuesta de la mesa fue Zamorano: “El problema del radicalismo creo que es un problema del radicalismo. Lo mismo la pasa al PRO y al MSR. Que solucionen sus problemas los radicales, la presidenta del radicalismo está con nosotros, el concejal (Guido Goluscio) trabaja con nosotros”.

¿Los conduce Mauricio Macri?. Al consultado por MD, Finocchiaro sostuvo: “Mauricio siempre va a ser un referente para el PRO y para Juntos por el Cambio. Juntos por el Cambio tiene una gran riqueza de dirigentes y hay un montón de potenciales referentes, eso es una gran riqueza que tenemos. Pero para nosotros lo más importante es discutir con la gente la propuesta de 2021 y de 2023”.

Por su parte, Zamorano dijo: “El ex presidente tiene un lugar ganado”. “No es poco haber tenido un gobierno que no tiene una matriz de corrupción, en donde un montón que tenían que estar presos estuvieron presos y que ahora recuperan la libertad. Es un paso atrás que en el mundo entero miran con asombro y que personalmente me da vergüenza. Asique es un honor trabajar con Mauricio Macri”.