El jefe de los fiscales bonaerenses, Julio Conte Grand, confirmó que la autopsia preliminar indica que Rodolfo “Ronald” Orellana falleció ayer producto de un disparo de arma de fuego. Además afirmó que el conflicto no se produjo por una orden de desalojo.

Orellana, de 36 años, fue asesinado ayer alrededor de las 6 de la madrugada en un predio ubicado en Camino de Cintura y Ricchieri. La muerte se dio en el marco de un fuerte operativo policial, producto de un conflicto por toma de terrenos.

“La autopsia preliminar determina el ingreso de un proyectil de arma de fuego por la zona del omoplato de la espalda y orificio de salida en la zona facial a la altura de la nariz, luego de penetrar el maxilar y la zona dentaria”, dijo Conte Grand a C5N.

¿Qué pasó? Lee más sobre el caso

Las declaraciones del funcionario van en contra de la información difundida ayer por la policía bonaerense: aseguraron que el informe preliminar daba cuenta que el militante de la CTEP había fallecido debido a dos heridas corto-punzantes en el omóplato y en la cabeza, lo que favorecía la hipótesis de que hubo un enfrentamiento entre dos bandos.

Según Conte Grand, el predio era custodiado por efectivos de la policía bonaerense que no estaban armados pero que una vez iniciado el conflicto “se acercaron efectivos de seccionales cercanas en dos patrulleros, con policías que estamos investigando si tenían armas de fuego”.

Por otro lado, desde la CTEP denuncian que Orellana fue asesinado producto de un balazo de las fuerzas de seguridad. “No fue una “pelea de bandas” como siempre quieren hacernos creer cuando ocurren estos hechos. Las Fuerzas de Seguridad fueron quienes asesinaron al compañerx “Ronald” y tendrán que responder por sus crímenes”, aseguraron.

Sobre el conflicto por la toma de tierras

Por la mañana concentraron frente a la Fiscalia N°3 de Laferrere reclamando la libertad de los detenidos por el operativo de seguridad.

Otros relatos de militantes apuntaron en el mismo sentido: “Cuando llegó la policía, lo primero que intentó fue extorsionar a los vecinos. Les pidieron dinero para no desalojarlos, la respuesta fue negativa y después empezaron los disturbios, empezaron a disparar con balas de goma. Había más de 30 efectivos y, en el medio, una policía de pelo rubio sacó su arma reglamentaria, le disparó en la espalda a Orellana y después, cuando estaba en el suelo, lo remató con otro disparo en la boca”, detalló una integrante de la CTEP según a Letra P.

En la causa de Orellana interviene el fiscal Jorge Yametti, de la UFI Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.