El fin de año llegó con conflictos laborales para los empleados de Garbarino, ya que la empresa decidió desvincular a 23 de sus trabajadores luego de haber realizado una medida de fuerza por el reclamo de salarios atrasados, cargas sociales impagas y demás falencias patronales.

Matanza Digital dialogó con Erica Salazar, delegada de los trabajadores, quien relató que vienen realizando reclamos “desde hace ocho meses” y que los motivos son “incumplimientos salariales, pago en cuotas, aguinaldos mal liquidados que aún no se terminaron de pagar, falta de pago de aportes”.

Además explicó que hubo “falta de pago de aportes, lo que causó que muchos trabajadores no pudieran cobrar la Asignación Universal por Hijo” y que también la empresa dejó de pagar a las obras sociales “siendo que lo habían descontado del salario y dejaron sin cobertura a los trabajadores”.

La medida de fuerza fue realizada el pasado 23 de diciembre en las sucursales de Laferrere, Morón y Merlo, por estar “agotados de no tener respuestas a los reclamos ni soluciones”. Sin embargo, el último día del año les llegó el telegrama de “despido con causa” a quienes habían participado de la medida de acción gremial.

Los empleados fueron desvinculados “por abandonar su puesto de trabajo con un comportamiento ilegítimo y generar grave perjuicio económico a la empresa”, según lo describió Garbarino en los telegramas enviados. Se trata de 13 trabajadores de la sucursal Morón, 6 de Laferrere y 4 de la sucursal Merlo.

Por lo tanto, los delegados y el Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio Afines (SEOCA) presentaron una nota en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires para buscar la reincorporación inmediata de los trabajadores despedidos por “persecución gremial”.

Mientras se espera la respuesta de la cartera laboral, desde SEOCA advirtieron que “se evalúan bloqueos a todas las sucursales de la empresa en la zona oeste si no hay reincorporación inmediata de las y los trabajadores despedidos”.