Este miércoles se publicaron los resultados de la Convocatoria 2019 a becas doctorales y posdoctorales que brinda el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) a científicos que quieren dedicarse a la investigación, con un aumento sustancial del 15% de becas en relación a las brindadas el año pasado.

La noticia causó una revolución en las redes sociales y ‘Conicet’ fue trending topic en Twitter durante horas, debido a que los becarios seleccionados comenzaron a celebrar su designaciones y muchísima gente se sumó a felicitarlos.

En total se otorgaron 3041 becas, de las cuales 1612 son para los doctorados, 277 para finalización y 1152 para becas posdoctorales. Cabe destacar que para aspirar a una beca doctoral, los aspirantes deben haber tenido un desempeño destacado durante la carrera de grado y presentar antecedentes de investigación probados. En el caso de las posdoctorales, tienen que haber terminado el doctorado y publicado artículos en revistas científicas importantes.

Leer más sobre el ajuste en ciencia: “La inversión de años anteriores corre riesgo de perderse”

La diferencia respecto del año pasado es contundente: en 2019 fueron 2644 las becas asignadas, es decir 400 menos. Los científicos fueron profundamente críticos de la política científica encarada por el gobierno de Mauricio Macri, en la que hubo un ajuste muy importante del presupuesto destinado a Ciencia y Tecnología.

Hubo una reducción de las becas para investigación, cuyos montos cayeron fuertemente frente a la escalada inflacionaria y los magros aumentos, pero también se desfinanciaron proyectos de investigación. En ese sentido, en 2018 cientos de científicos denunciaron que el Conicet se encontraba al borde de la “parálisis” debido al ajuste de fondos que encaró el gobierno nacional.

Los científicos buscan dar vuelta esa oscura etapa y brindaron un fuerte apoyo al nuevo gobierno, que se comprometió a recuperar la inversión de años previos. El ingreso de nuevos becarios es un primer paso pero todavía queda pendiente una recomposición del poder adquisitivo de los investigadores. Según una estimación, para igualar el sueldo de 2015, necesitarían un aumento del 63%.