La violencia machista se cobró la vida de una nueva víctima, en este caso una joven de 19 años, llamada Úrsula Bahillo, quien fue asesinada a puñaladas por su ex pareja, Matías Ezequiel Martínez, un agente de la Policía bonaerense. Sucedió en la localidad de Rojas, provincia de Buenos Aires.

La víctima había denunciado en reiteradas ocasiones a su agresor por violencia de género, pero ni siquiera había recibido un botón antipánico. Patricia, la madre de Úrsula, detalló que el femicida había violado la restricción perimetral y que hasta tenían fotos, pero en la comisaría desestimaron la denuncia.

“Tenía fotos de él en la puerta de mi casa y no hacían nada, pedía por favor porque no quería que fuera una menos, que no me la tocaran y la salvaguardaran”, lamentó en una entrevista televisiva.

Además, las amigas de Úrsula publicaron conversaciones en las que ella les contaba el maltrato físico y psicológico que sufría por parte de Martínez. Detallaron que la golpeaba desde hacía varios meses y que la tenía amenazada.

El femicidio es investigado por el fiscal Sergio Terrón, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Junín, y por la ayudante fiscal local, Nora Fridblatt. El lunes se realizó una manifestación frente a la comisaría de Rojas que terminó con episodios de violencia y represión por parte de la Policía.