En el marco de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, a causa de los 23 trabajadores de Garbarino que fueron despedidos al final del año 2020 por haber realizado acciones gremiales en modo de protesta, la empresa continúa sin hacer efectiva la reincoporación.

Los despidos fueron notificados el 31 de diciembre a los empleados que habían sido parte de las medidas de fuerza que se tomaron el 23 de ese mes por reclamos salariales, atraso en los pagos de aguinaldo, aportes y cargas sociales. El Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio y Afines (SEOCA) intervino por la irregularidad de los despidos.

Se solicitó, entonces, la mediación del Ministerio de Trabajo, que dictó la conciliación obligatoria y a través del cual se realizaron ya dos audiencias. Según denuncia el sindicato, allí la empresa se comprometió a reincorporar a los despedidos, ya que está vigente el decreto que prohíbe las cesantías, pero aún no ha cumplido.

Desde SEOCA advirtieron que “Garbarino incumple a la promesa que los nuevos dueños le hicieron a la Federación de Empleados de Comercio de mantener todos los puestos de trabajo” por lo que piden “la inmediata intervención de quien fuera el Secretario General de FAECYS, Armando Cavallieri”.

Además, explicaron que “la empresa informa que va a acatar la conciliación obligatoria y reincorporar a los trabajadores desvinculados, pero dejó en claro la intención de ratificar los despidos una vez finalizada dicha conciliación obligatoria”, lo que se estipula que será el 25 de enero.

La próxima audiencia entre las partes está programada para el próximo lunes 18/01 y el sindicato indicó que “esperamos que Garbarino desista de esta postura tan arbitraria y fuera de toda reglamentación laboral y de una vez se reincorpore definitivamente a los 23 trabajadores en cuestión”.