La fábrica de tintas gráficas y barnices Belcar S.A., que en junio del año pasado había cerrado sus puertas dejando a 70 trabajadores en la calle, se encuentra cerca de una resolución pero aún continúa tomada por sus trabajadores, que realizan guardias dentro de la planta.

Matanza Digital habló con Nicolás Chaile, delegado de la Federación Gráfica Bonaerense, quien explicó que “ya se inscribió la cooperativa de trabajo bajo el nombre de ‘NCK Tintas Gráficas’, sólo faltan firmar los papeles con el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, pero está frenado por el Coronavirus”.

Chaile también destacó el acompañamiento del sindicato y de la Municipalidad de La Matanza, quienes colaboraron “desde el primer momento con mercadería para los compañeros, medicamentos y ayuda para afrontar los gastos que lleva la toma”.

Por último, el referente afirmó que con la dueña de la planta “no hay ningún tipo de contacto, el vínculo está totalmente cortado”, por lo que sólo están a la espera de resolver la parte administrativa “con la firme idea de poder reabrir la fábrica”.