Los 72 trabajadores despedidos de la fábrica Belcar S.A. resisten en el edificio ubicado entre las calles Arieta y Matheu, en San Justo. Tras las decisión de la empresa de bajar la persiana sin pagarle indemnizaciones y adeudándole salarios, los empleados decidieron tomar el edificio y protestan pacíficamente desde hace 3 semanas para que les paguen lo que corresponde por ley.

“Conseguimos que nos paguen lo que nos adeudaban de trabajo, sin contar el aguinaldo y la última quincena trabajada. Y mientras seguimos negociando el pago de las indemnizaciones”, explicó a MD, Nicolás Chaile, delegado de la planta.

El reclamo de los trabajadores hizo que los dueños de la fábrica dedicada a la elaboración de tintas y barnices cedieran, y les ofrecieran el pago de la mitad de las indemnizaciones. Se excusaron que a partir del incendio (ocurrido en 2017), no le podían hacer frente a los gastos de la empresa. Pero para los trabajadores esto es mentira.

Tocá acá: cómo se originó el conflicto

“Fue un vaciamiento total de la empresa, teníamos mucho trabajo pero ellos dejaron de traer la materia prima. La Secretaría de Trabajo les dijo que tienen que pagar el total de las indemnizaciones”, afirmó Chaile. De hecho, según los empleados, la empresa no tiene deudas con acreedores, sólo una con la AFIP por $80 millones.

“Lamentablemente las fuentes de trabajo no se van a poder a recuperar, porque ya hay una decisión política de la empresa de no continuar produciendo. Por eso queremos que se les pague a los compañeros lo que corresponde”, agregó el sindicalista.

Mientras avanzan las negociaciones, la subsecretaria de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y convocó a una nueva audiencia para el próximo 7 de agosto, fecha en la que podría arribarse a un acuerdo entre las partes. “Tomaron el compromiso de llevar una liquidación final para el pago para las indemnizaciones. Asique estamos a la espera. Lamentablemente se está dilatando mucho y el bolsillo de los compañeros se complica cada día más”, cerró el dirigente.