Con el 80% de las mesas escrutadas, la fórmula Fernández-Fernández obtuvo el 62,71% (438.314 votos) de los votos en La Matanza triplicando lo obtenido por la dupla Macri-Pichetto, que se arrimaba al 19,34% (135.212 votos).

Se trata de una diferencia contundente que aportó el distrito, junto con el caudal de votos de la tercera sección electoral (donde el Frente de Todos obtuvo un 58%), para explicar la gran diferencia que el frente opositor le sacó al gobierno.

Si bien se registraron cortes de boleta, la diferencia fue de sólo dos puntos. Para la categoría a gobernador, Kicillof-Magario obtuvieron el 61,33% (439.024) mientras que la gobernadora María Eugenia Vidal obtuvo el 21,15% (151.444).

En la categoría a intendente el corte apenas se sintió, confirmando a Fernando Espinoza para aproximarse a ser el próximo intendente del partido. Obtuvo el 60,42% (431.851) mientras que el candidato del PRO, Alejandro Finocchiaro, sacó el 20,49% (146.475).

Este resultado supera con creces el porcentaje obtenido por Verónica Magario en la P.A.S.O. de 2015, cuando obtuvo el 51,72% de los votos y de 2017, ganando el peronismo matancero con el 47,46%. Cambiemos retrocedió a su piso: en 2015 sacó el 20,26% y en 2017 había crecido a 25,8%.

Por su parte, Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey sacaron con Consenso Federal el 6,85% (47.930), Nicolás del Caño-Romina Del Plá obtuvieron con el FIT Unidad el 3,76% (26.281), Juan José Gómez Centurión con el Frente Nos obtuvo el 1,90% (13.329) y José Luis Espert obtuvo el 1,59% (11.179). El resto de los partidos no pasó el 1,5% y no podrá presentarse en octubre.