Así quedó el micro del plantel de Boca Juniors

El partido de vuelta de la final de la copa Libertadores entre River y Boca estaba estipulado para las 17:00hs pero debió suspenderse, a causa del mal momento que le toco vivir al plantel de Boca Juniors en su llegada al estadio Monumental. La policía encargada de escoltar al equipo aparentemente equivoco el camino, enfrentando al micro con un grupo de inadaptados que comenzaron a lanzar piedras y latas de cerveza llenas.

Los incidentes provocaron la ruptura de 4 vidrios y afectaron a varios de los integrantes del plantel que comanda Guillermo Barros Schelotto. Algunos se intoxicaron por los gases lacrimógenos y otros por los proyectiles, el mas afectado fue el volante Pablo Perez que tuvo que ser atendido en una clínica privada por un corte importante en su ojo izquierdo.

Después de varias reuniones entre las autoridades de CONMEBOL y de ambos equipos todavía no está muy claro si se puede jugar el partido. El informe medico que emitió la máxima entidad del fútbol Sudamericano establece que “desde el punto de vista medico no existe una causal para la suspensión del encuentro”.

En las redes sociales el repudio fue generalizado y llegó a los máximos funcionarios del estado nacional. Tanto la ministra de seguridad Patricia Bullrich como el presidente de la nación Mauricio Macri fueron los principales apuntados.