Kicillof firmó este jueves un decreto para declarar el “estado de emergencia sanitaria” en toda la Provincia de Buenos Aires por el término de 180 días. Se trata de una medida que busca “dar una respuesta integral e inmediata en la actual fase de contención del virus COVID-19”, informaron desde la provincia.

A través del decreto 132/2020, el gobernador le dio facultados al Ministerio de Salud bonaerense para llevar a cabo medidas necesarias para actuar de manera eficiente y detectar casos sospechosos tempranamente, como así también monitorear brotes y contribuir a la prevención.

El decreto establece la suspensión de todo evento cultural, artístico, recreativo, deportivo y social de participación masiva por el plazo de 15 días, que podrá ser prorrogado según recomendaciones del Ministerio de Salud. Solamente se realizarán, sin público, aquellas actividades cuya reprogramación resulte imposible. Esto también se contempla el cierre de museos, centros culturales y otros espacios artísticos y recreativos.

Si bien por el momento no está establecido que se interrumpan las clases, la norma instruye la aplicación de medidas para prevenir la propagación del virus en establecimientos educativos. La decisión quedará en manos de Dirección General de Cultura y Educación (el ministerio de Educación bonaerense). También se instrumentarán las acciones necesarias para evitar su contagio en establecimientos penitenciarios, establece el decreto.

En cuanto al ámbito laboral, Kicillof facultó a todas las dependencias de la Administración Pública provincial a “establecer modalidades de trabajo flexibles para responder a esta contingencia”. Esto se suma a las anteriores medidas dispuestas por el gobernador que establecen una licencia de carácter excepcional para las y los trabajadores que hubiesen ingresado a la Argentina desde países con casos confirmados de coronavirus.

Ante cualquier consulta, la provincia dejó disponible el número 148 que atiende las 24 horas a todas aquellas personas con síntomas o dudas al respecto.