Foto: El Nacional de Matanza

Mientras se profundizan los anuncios de medidas tendientes a contrarrestar el avance del virus COVID-19, profesionales de salud del hospital Paroissien reclaman por más presupuesto para combatir la enfermedad.

“No está preparado el sistema de salud público para poder enfrentar ningún tipo de epidemia ni pandemia. La verdad que nos preocupa muchísimo y lo que estamos exigiendo como gremio es que haya un presupuesto de emergencia, para insumos, para equipamientos y que haya elementos para proteger al personal”, explicó a MD Valeria Bonetto, titular de la seccional de CICOP en el Paroissien.

Según la profesional de la salud, “venimos denunciando desde hace años que hay una crisis en el sistema de salud pública, que se profundizó en los últimos cuatro años con la anterior gestión”.

Las palabras de Bonetto tienen lugar luego de que la Provincia haya declarado la emergencia sanitaria por 180 días, medida que -entre otras cuestiones- incluye la reorganización y habilitación de contratación de personal médico, y la agilización de procedimientos de compras de insumos.

Pero para CICOP, la medida “menciona genéricamente la probabilidad de reasignar partidas, sin montos precisos ni especificaciones mayores”, sumado a que los hospitales de la provincia vienen de años de desinversión y se encuentran con problemas estructurales.

“Con un presupuesto que viene descendiendo desde hace décadas y hoy es el más bajo de la historia sanitaria provincial, sin actualización por ahora en 2020 y con la realidad cotidiana que asola a trabajadorxs y usuarixs de los servicios sanitarios, las perspectivas asoman como muy preocupantes”, denunciaron en un comunicado.

A este escenario se le suma la recepción de casos con otras patologías, que extreman los esfuerzos que tiene que hacer el hospital de Isidro Casanova para atender a la gente.

“No solamente está el riesgo de enfermarse de coronavirus sino que lamentablemente están aumentando los casos de dengue, de sífilis y de sarampión; enfermedades que habían desaparecido o que eran muy pocos los casos. Esto tiene que ver con el aumento de la pobreza y con la falta de políticas de prevención y de promoción de la salud”, narró Bonetto.

Con 56 casos de coronavirus identificados en el país hasta el momento, el gobierno nacional decidió cerrar las fronteras, suspender ayer las clases hasta el 31 de marzo, dar licencias para mayores de 65 años (grupo de riesgo) y propiciar la disminución de la circulación en las calles, al suspender eventos masivos y propiciar la adopción de modalidades de trabajo en el hogar. Todas estas medidas apuntan disminuir la velocidad de contagio y evitar el colapso del sistema de salud.

La idea es “minimizar los daños”, explicó el presidente de la nación Alberto Fernández durante el anuncio, para “que de un día para el para el otro nos encontremos con un problema que no podemos dominar. Lo que buscamos es que ese avance un crecimiento paulatino (de contagio del virus), al que el sistema de salud le pueda dar respuesta”.

“Esto (por el virus) posiblemente llegará, pero en el mientras tanto, ganar tiempo es muy importante para administrar la cuestión sanitaria”, agregó.

Un caso sospechoso despertó las ‘fakes news’

Una noticia falsa recorrió el fin de semana las redes sociales de los habitantes matanceros. Se afirmaba que el Hospital Paroissien detectó a una persona con coronavirus y que por eso fue evacuado, cerrando sus puertas. Nada de eso ocurrió.

Según explicó Bonetto, si bien ingresó un caso sospechoso de haber contraído la enfermedad, fue rápidamente aislado y la atención continuó normalmente. “La persona está aislada como establece el protocolo. Es un caso sospechoso que falta confirmar”, explicó la médica.