Uno de los puntos de protesta en zona Oeste, frente a la estación de Ciudadela

Se desarrolló en distintos puntos del país una nueva protesta contra los aumentos de tarifas anunciados por el Gobierno el último día hábil del año, en coincidencia con la salida del entonces ministro de energía, Javier Iguacel. Este nuevo golpe al poder adquisitivo de las clases medias que no acceden a tarifas sociales, provocó una nueva jornada de protesta bajo la modalidad “ruidazo” en grupos que van acrecentando sus números en cada nueva convocatoria.

Si bien el epicentro de las manifestaciones fueron distintos barrios porteños, hubo concentraciones en distintos puntos del país, y el conurbano no fue la excepción. En esta oportunidad, el ruidazo fue apoyado por sectores sindicales y de la política.

El complejo contexto generado por la política económica del gobierno resulta agobiante para las familias, en medio de la profunda recesión y caída de la actividad, combinadas con una fuerte inflación (se habla de un 30% para este año), fuertes aumentos en todos los servicios y la mayor presión tributaria en los últimos 60 años.