El ajuste en ciencia y tecnología se profundizó y la última convocatoria a la carrera de investigador científico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) dejó al 82,3% de los postulantes afuera.

Se trata de unos 2.145 científicos con título doctoral o postdoctoral, formados en universidades nacionales por más de 12 años y que fueron expulsados del sistema científico nacional.

Desde la comunidad académica advirtieron sobre una nueva “fuga de cerebros”, que se suma a la parálisis presupuestaria del Conicet, expresada en “salarios bajo la línea de pobreza e institutos sin capacidad de afrontar los más mínimos gastos”, denunciaron desde la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados.

La cantidad de científicos rechazados vino creciendo de manera ascendente en los últimos años. El año pasado la convocatoria se redujo a 450 personas, número menor a las 600 convocadas en 2017 y la mitad de los 900 que se ofertaron en 2015.

“El estado invierte en formar a profesionales de todas las áreas y luego los expulsa. No es sólo una fuga de cerebros, es una forma idiota e ineficiente de utilizar los fondos y el capital intelectual del país. Para abastecer universidades privadas del resto del mundo. Tristeza es poco. Están matando a la ciencia Argentina”, cuestionó el científico del Conicet y divulgador Fabricio Ballarini.

Por otro lado, la comunidad alertó sobre la incapacidad de los científicos de poder incorporarse en otros sectores. “Los doctores excluidos no tienen posibilidades de trabajo ni en las universidades nacionales ni en los organismos descentralizados de ciencia y tecnología como el INTA, el INTI, la CNEA y la Conae, entre otros, y tampoco en el sector privado que hoy está paralizado”, aseveró a Página 12 el presidente del Conicet, Roberto Salvarezza.

El próximo miércoles los científicos marcharán al Polo Científico y a todos los centros científicos tecnológicos del país para repudiar lo que está ocurriendo en la investigación pública en nuestro país.

“Necesitamos asambleas generales en todas las provincias para votar un plan de lucha nacional en defensa de nuestros puestos de trabajo, nuestras condiciones de vida y la ciencia argentina”, convocaron desde Jóvenes Científicos Precarizados.