En contexto de baja en la producción, el consumo y la actividad económica en general, Matanza Digital visitó la distribuidora “El Uru de Boedo”, ubicada en Lomas del Mirador. Su encargado fue certero a la hora de describir la situación que les toca vivir: “trabajamos para sostener la empresa, no estamos teniendo casi ganancias”.

Los constantes aumentos en los costos sumado al incremento en el ingreso de productos importados forman un cóctel explosivo para este rubro, que se dedica a la distribución de materias primas para calzado, hilos y plásticos. Las ventas en esta empresa bajaron un 70% respecto a octubre de 2016, es decir, la caída se dió en tan sólo 10 meses.

“Las pocas ventas que tenemos sólo nos alcanzan para comprar materiales nuevos y pagarle al empleado y al transportista. Además, quedó mucho stock del año pasado y obviamente los clientes no lo quieren, buscan lo nuevo”, explicó uno de los administradores.

Las expectativas de mejora tampoco son altas, sino todo lo contrario: “no se que va a pasar, esto en algún momento va a explotar”, afirmaron en referencia a la marcada baja en la actividad económica del sector. Cabe recordar que, según cifras oficiales del municipio, el consumo en La Matanza cayó un 37% este año respecto de 2016.