En el marco de la pandemia por el coronavirus, acompañado por el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, desde la residencia de Olivos, el jefe de Estado anunció que las medidas se mantendrán hasta el día 30 de agosto.

También aseguró que “hoy estamos un poco mejor porque con el trabajo que hicimos demostramos que podemos atender a los argentinos que necesitan atención y porque por primera vez tenemos un horizonte que nos da esperanza”.

De la misma manera, Fernández resaltó que, en los sectores del país que se encuentran más afectados por el Covid-19, tras previo acuerdo con sus gobernadores, las “zonas rojas” volverán a “fase 1”.

“Acordamos con los gobernadores que en las zonas rojas vamos a volver a fase 1 tratando de controlar al máximo la circulación humana y el contacto entre la gente. En los demás lugares va a seguir el distanciamiento social”, aseguró el mandatario.

Por otra parte, el presidente advirtió sobre los efectos que causan “las reuniones clandestina” y pidió a los jóvenes que tengan mayor cuidado. “La realidad es que está en nuestras manos cuidarnos, ya no depende de una decisión política de un presidente o de un gobernador. Todos extrañamos a nuestros afectos pero cuidado porque en esos encuentros el riesgo se potencia”.