Foto: Télam

La calificadora de riesgo Moody’s advirtió sobre la débil situación financiera que atraviesa la provincia de Buenos Aires por su alta proporción de deuda contraída en moneda extranjera, que obliga a afrontar pagos de u$s 1.384 millones en 2020 y representará el 63% de la deuda de todas las provincias el próximo año.

Sumando los u$s 1.467 millones que debe pagar en 2021, Moody’s considera que esta situación deja expuesta a la provincia a caer en un eventual default si se mantiene la volatilidad cambiaria que se registró en los últimos años.

La recesión de la economía, la alta inflación, la volatilidad cambiaria y el retroceso de su recaudación impositiva dejan a la futura administración bonaerense con riesgo de no poder cumplir con los pagos pautados.

Desde los sectores de la oposición advierten que, desde diciembre de 2015, la deuda del Estado provincial se quintuplicó, trepó a casi u$s 12.000 millonesy creció un 450%. Si bien pudieron cumplirse los pagos de este año, la incertidumbre está puesta en los vencimientos futuros.

Moody’s no descartó la posibilidad de un refinanciamiento con algunos tenedores de bonos y confía en un trabajo conjunto con el gobierno nacional para lograr una salida favorable a la situación financiera.

La gobernadora María Eugenia Vidal emitió deuda en dólares por última vez para asistir al Servicio Alimentario Escolar (SAE) en medio de la crisis social y desató críticas desde la oposición, principalmente del Frente de Todos.

El endeudamiento es uno de los temas donde más hace hincapié el candidato a gobernador del peronismo, Axel Kicillof, y le ocasionó varios cruces con el Ejecutivo bonaerense. De ratificar el resultado del 11 de agosto, donde logró el 52,5% de los votos, Kicillof deberá afrontar abultados pagos hasta 2021.