Débora Giorgi volvió a mostrar números que hablan de una retracción de la actividad en el suelo matancero. Según explicó la secretaria de Producción “La Matanza desde 2015 perdió 50 mil puestos de trabajo, tanto formal como informal”, que se explica en parte -alegó la funcionaria- a una “caída del 41%” de las ventas en comercios pequeños respecto de 2017.

El sector más complicado es el industrial, ya que según un relevamiento de Producción “perdió más de 7500” empleos. “¿Se creo algún puesto de trabajo? Sí, pero son puestos de trabajos informales, en sectores precarizados sin cobertura social”, indicó la funcionaria en una entrevista realizada esta mañana por Radio Universidad.

Según reprodujo Giorgio, en base a comparaciones de 2015 con 2017, entre los sectores más afectados está calzado, con una caída del 56% en al producción: “eso significo que perdimos 1238 puestos de trabajo”. A su vez, el sector de textiles y confecciones se encuentra en una situación “similar”, “con caídas en la producción de un 30% y perdidas de más de 900 puestos de trabajos” y en alimentos y bebidas hubo una caída del 15% que representa una pérdida de “1600 puestos de trabajos”.

“El panorama es complicado, tanto desde la producción industrial como el comercio”, dijo Giorgi, a partir de la lectura de los números que recolectó el Observatorio de la Secretaría de Producción. En cuanto a los motivos que explican la “compleja” situación para las PyMES, identificó: “la competencia de lo importado a precio desleal” y “el aumento de tarifas”.