El juez del juzgado laboral n° 41, Alejandro Segura, declaró inconstitucional el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Gobierno que había modificado la fórmula para calcular las indemnizaciones laborales.

El juez calificó el decreto como “insólito” y “regresivo”, por lo que la medida quedó frenada por el fallo en primera instancia. El Gobierno buscaba bajar las indemnizaciones por muerte y por accidentes de trabajo, cambiando el cálculo de actualización actual -que utiliza la tasa de interés de los bancos- por el índice Ripte, que toma en cuenta la evolución de los salarios y que es mucho más bajo.

La decisión judicial llegó tras la presentación judicial que realizó el periodista Miguel “Titi” Fernández, quien presentó un caso que lo tiene como protagonista para refutar la decisión presidencial. El caso de Titi es una demanda de indemnización por accidente de trabajo por problemas coronarios, de alta presión y de estrés postraumático que sufrió luego de la cobertura del Mundial de Fútbol de Brasil en 2014, momentos en los que falleció su hija.

“El Estado mediante este DNU ha conseguido transferirle las cargas de su fallida política económica a los más necesitados”, expresó Segura en su fallo, quien puntualizó que el DNU “solo tiende a regular un aspecto acotado de la realidad, digamoslo crudamente, la rentabilidad de las aseguradoras de riesgo de trabajo”.

Para el gobierno, según explicita el DNU, el esquema actual produce “incrementos desmedidos” de las indemnizaciones lo que “ha llevado a desnaturalizar los derechos de los trabajadores beneficiarios del sistema”, hechos que “son perjudiciales para la necesaria solvencia del sistema”.