El Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) La Matanza denunció que en las últimas semanas cinco trabajadoras fueron despedidos en dos institutos privados por querer sindicalizarse y postularse para ser delegadas.

El primer caso ocurrió en el Instituto Juan Pablo II, ubicado sobre la calle Montevideo al 1531, en Ciudad Madero. Allí la docente de escuela secundaria Eugenia González fue echada en el contexto de su elección como delegada de Sadop.

“El día de la elección le dijeron que no podía ingresar a la escuela porque había sido desvinculada de la institución. Pero nosotros nos presentamos en la elección igual porque a ella no le llegó ninguna carta documento de despido al domicilio”, explicó a MD la secretaria general de Sadop, Nancy Romero.

El despido de González motivó la presentación de una denuncia en el Ministerio de Trabajo, que convocó a una audiencia en el que se encontraron las partes. Pero no hubo acuerdo. “Ellos (los dueños del instituto) dicen que la despidieron por otra cosa, pero da la casualidad que la despidieron justo antes de hacer la elección de delegados”, cuestionó Romero. A su vez, el sindicato inició una presentación en la justicia para garantizar la reincorporación de la delegada.

Una situación similar ocurrió en el Instituto José de San Martín, ubicado en el kilómetro 42 de Ruta 3, en Virrey del Pino. Tres días después de ser elegida delegada, la docente de nivel inicial Fátima Boschi fue despedida junto a otras tres docentes. Se enteró de la decisión en la puerta del jardín, cuando estaba ingresando con su hijo que también estudia en la institución.

“Fue todo muy violento, ocurrió frente al resto de los padres observando la situación”, comentó Romero, asegurando que “las despedidas son trabajadoras que son el único sostén del hogar”. Con la intervención el Ministerio de Trabajo, la audiencia con las autoridades del Instituto San Martín será el próximo martes 18 de junio.

“Estas prácticas atentan contra la organización de los trabajadores y es ilegal. No queremos la indemnización agravada porque ellas quieren volver a su trabajo”, cerró Romero.