En el marco de la cuarentena por el Coronavirus, los trabajadores de la metalúrgica Acindar se encuentran en conflicto con las autoridades, debido a que la empresa propuso un plan de reducción de salarios que también incluye suspensiones a los trabajadores de menor antigüedad.

Según informaron a Matanza Digital, la empresa les comunicó su plan a los empleados, que pasarían a cobrar un 75% del sueldo neto mientras dure la pandemia y, además, no recibirán el bono prometido para finales del mes de abril, sino que podrían recibirlo a fin de año.

El plan de recortes también incluye la intención de desprenderse de los trabajadores con contratos menores a un año de antigüedad, lo que sería “condenarlos a una situación de vulnerabilidad total”, remarcó una fuente cercana.

Lo que buscan los empleados de Acindar es poder discutir dichos puntos con los directivos de la empresa para no poner en riesgo la salud ni la economía de las más de 300 familias matanceras que son sostenidas a través de esa fuente de trabajo.