Las "promociones" que ofrece el estafador Núñez.

Un revuelo se levantó en los últimos días vinculado con la venta de títulos de cursos y capacitaciones para sumar puntaje a docentes. Se trata de una práctica ilegal, en la que incurren muchos docentes que necesitan tomar horas para poder mantenerse económicamente y de la que una serie de estafadores sacan tajada.

Cómo funciona el sistema

Cuando un docente termina el profesorado, se le asigna un determinado puntaje con el que se presentará en concurso público junto a otros docentes para tomar horas en escuelas. La única forma de aumentarlo es formándose a través de capacitaciones que pueden ser públicas o brindadas por institutos privados.

En el caso de los cursos estatales, son gratuitos y los brinda el Centro de Investigación Educativa (CIE). Pero también hay capacitaciones pagas que son emitidas por instituciones privadas.

Sin embargo, la competencia en los concursos para tomar horas hace que muchos docentes recién egresados, con necesidad de conseguir trabajo o de titularizar no lo consigan porque su puntaje es bajo, por lo que incurren en la práctica ilegal de compra de títulos.

El caso de “Mauricio”

Al menos 20 docentes matanceros fueron engañados en el último tiempo por un hombre que dice llamarse Mauricio Joel Nuñez y residir en Gregorio de Laferrere. Se trata de un hombre que vende títulos de cursos y de diplomaturas que supuestamente acreditan puntaje docente. Lo hace a través de las redes sociales y de la página web https://sumapuntajedocente.net/.

La trampa está a la vista de todos. El hombre promete determinada cantidad de puntos a cambio de pagos que comienzan en los $5 mil. Pero luego de efectuar la transacción, los docentes reciben la noticia de que les son acreditados menos puntos de los acordados o directamente no les suman puntaje.

“Él no me dio nada, yo se lo compre y el nunca me los dio”, narró a MD Tamara, una docente que compró 3 puntos por $9 mil. Según explicó la joven, el contacto lo realizó todo por internet y el pago fue en “tres cuotas por Mercadopago”.

Luego de darse cuenta que le vendieron títulos falsos, la joven intentó comunicarse con Nuñez pero no obtuvo respuesta. “Le mandaba mensajes y no me contestaba, ahí empecé a averiguar y descubrí que había cagado a mucha gente”, comentó. Los casos como el de ella se repiten, lo que motivó la creación de un grupo de whatsapp con matanceros estafados por la misma modalidad que supera los 20 miembros.

En la página web de Nuñez la ilegalidad se presenta impunemente. Incluso hay “ofertas”. Allí 1 punto sale $4.900, 3 puntos $8.900. Pero hay muchos docentes que pagaron muchos más. “Le compré 5 puntos por $14 mil”, comentó Soledad, otra maestra que realizó la compra a fines de 2017. En el caso de ella, cuando presentó las titulaciones le figuraron “2 puntos en las nomenclasiones”.

Si bien todos los docentes saben que la compra no es legítima, se justifican diciendo que la modalidad de compra de puntajes “existió siempre, no es de ahora”. “Como la cosa está complicada para trabajar, porque hay gente que tiene muchos puntos, existe esta otra opción”, explicó Soledad.

“El sistema está puesto así y ellos se aprovechan. Siempre fue así. El CIE te da centésimas, pero yo necesito puntos, porque hay veces que sino en las escuelas tenes que empezar a trabajar después de junio. ¿Y cómo vivís de acá a junio?”, explicó Enzo, otro docente que cayó en el negocio de Nuñez.

¿Quién aprueba las certificaciones?

El hecho deja a la vista una trama de complicidades que llega hasta el Estado provincial: la certificación de los títulos corre por cuenta del Tribunal de Clasificación Central con sede en La Plata. “Es un negocio para todos, porque los certificados vienen sellados de La Plata”, sugirió un docente afectado.

“Para todo lo que es validación y bonificación de títulos y cursos, está la Comisión Permanente de Estudios y Títulos que funciona en el Tribunal Central, que depende de la Dirección General de escuelas (DGCYE, es decir, el Ministerio de Educación provincial)”, explicaron a este medio desde el Tribunal de Clasificación Descentralizado de La Matanza, el órgano local donde llegan los títulos con puntajes en cada llamado al ingreso a la docencia.

En el caso del estafador Nuñez, él entrega títulos con sello de la “editorial Adese”, una empresa cuya página web está caída y que los últimos posteos en redes sociales se realizaron hace 4 años.

Pero también opera con otras editoriales como Editorial Abierta (igual que Adese, una editorial fantasma) y la Editorial Cultura Urbana (ECU) manejada por el Foro Argentino de Cultura Urbana (FACU). MD dialogó con Alejandro, autor de la editorial ECU, quien aseguró que las capacitaciones “se cortaron el año pasado”.

Pero esto no impidió que sigan vendiéndose titulaciones de años anteriores tal como puede verse en las fotos. De hecho, el año pasado Nuñez entregó certificaciones correspondiente a los años 2013, 2016 y 2017. Al ser consultado por la venta de títulos con el sello de la editorial, el hombre negó conocer la modalidad: “me tendrías que dar algún dato más y te averiguó”, fue la respuesta.