El Honorable Concejo Deliberante (HCD) de La Matanza lleva 101 días sin convocar a una sesión ordinaria. Tal como ocurre en el Congreso nacional, el órgano legislativo local se encuentra frenado y con poca actividad, debido a la subordinación de tareas de los ediles a la campaña electoral.

En lo que va del año hubo sólo 2 sesiones ordinarias. “Consulté y no hay novedades. Me dijeron que posiblemente haya sesión en la segunda quincena de septiembre”, comentó a MD un concejal en off the record. El clima de las últimas semanas fue de una extendida calma. Incluso ubicar a los concejales se torna una tarea difícil de concretar.

Algunos ediles se mostraron molestos con la situación, pero prefieren no alzar la voz. La misma cautela conservan los miembros de la oposición ante las consultas de este medio. “Pedí que llamen a sesiones para tratar un tema y no tuve éxito”, fue la respuesta que emanó otro legislador local con nombre reservado.

La paralización de la actividad en el órgano no es nueva. En el año 2017, momentos en el que se llevaban a cabo las elecciones legislativas, el Concejo estuvo 120 días sin convocar a una sesión ordinaria.

Mientras tanto, descansan sin ser tratados varios proyectos legislativos que responden a las demandas de los vecinos y vecinas matanceras. Uno de ellos es el de los Bomberos Voluntarios de La Matanza, que esperan la aprobación de una ordenanza para ser subsidiados por el municipio a través del cobro de un impuesto del 2,5% sobre la tasa de servicios generales municipales.

Como el HCD nunca sesionó desde que la municipalidad alcanzó el acuerdo con los bomberos, la intendenta Verónica Magario firmó en julio un decreto para que pasen de cobrar el 7,25% de la tasa de seguridad al 80% hasta fines de 2019. Se trata de un paliativo momentáneo hasta que se sancione la ordenanza en el Concejo Deliberante.