Foto: Prensa Cornejo

El radical Rodolfo Suárez se impuso en las elecciones provinciales de Mendoza y fue electo gobernador con el 49,88% de los votos, y logró retener la provincia cuyana para la UCR. En segundo lugar se ubicó la peronista Anabel Fernández Sagasti con el 34,96%.

La elección tuvo la particularidad de que Suárez denunció campaña sucia en su contra por fotos que circulaban en las redes sociales junto a Mauricio Macri, y acusó a los militantes de Fernández Sagasti.

Cambia Mendoza, la versión mendocina de Juntos por el Cambio, ya había resultado vencedor en las primarias provinciales. Sin embargo, Macri perdió en los comicios nacionales por 4% contra Alberto Fernández.

De hecho, el actual gobernador Alfredo Cornejo también perdió en la categoría de diputados nacionales el 11 de agosto. El miedo del radicalismo mendocino era ser arrastrados por la crisis económica nacional y no dejaron participar al presidente de la campaña local.

Cornejo mantiene buena sintonía con Horacio Rodríguez Larreta y enviados del Jefe de Gobierno porteño participaron de los festejos en el búnker de Suárez una vez anunciado el triunfo.

La estrategia de esconder a Mauricio Macri le resultó efectiva a Cambia Mendoza ya que pudo arrebatarle el municipio de Malargue al peronismo. El presidente desembarcará en la provincia el próximo sábado con la marcha del “Sí, se puede” para tratar de capitalizar la victoria.

Además, en tercer lugar se ubicó el postulante de la lista Protectora, José Luis Ramón, con el 8,44%. El cuarto lugar fue para la candidata del Frente de Izquierda, Noelia Barbeito, con 3,30%.