En medio del crecimiento en los contagios de Coronavirus, una empleada de Coto de la sucursal Ramos Mejía, dio positivo de Covid-19, por lo que el supermercado debió ser cerrado el día jueves y totalmente desinfectado. Hoy volvió a abrir sus puertas, tras aislar a once trabajadores.

Desde el Municipio informaron que la empresa presentó los correspondientes certificados de desinfección y que por esa razón pudo volver a funcionar, respetando los protocolos sanitarios establecidos. La trabajadora, perteneciente a la línea de cajas, había sido testeada tras presentar síntomas.

Es la segunda clausura que sufre la misma sucursal en los últimos dos meses, ya que en abril había sido cerrada por la Municipalidad, aunque en aquella oportunidad se debió a irregularidades en fechas de vencimiento de productos, falta de higiene y mal manejo de los residuos.

Los casos de Coronavirus en La Matanza ascienden a 930, de los cuales 26 han fallecido, según la última actualización de los datos oficiales del Ministerio de Salud.