(Imagen de archivo)

Según informó el Ministerio de Seguridad bonaerense, al joven, cuyo nombre de pila es Pablo, se lo acusa de haber realizado casi 40 llamadas con amenazas de bomba falsas y también se lo investiga por la venta de marihuana mediante las redes sociales.

Fue imputado por la Justicia por intimidación pública y por decisión de sus padres fue internado. Los pedidos de amenazas los recibía en sus redes sociales y cobraba por cada pedido del que se jactaba de sus actuaciones en las redes sociales.

“A pura bomba. Terminó inventado el día de hoy, luego de hacer 8 amenazas de bomba en 8 distintos colegios”, escribió una vez en su cuenta de Twitter. Por otra parte, la policía de la provincia de Buenos Aires lo investiga por supuesta venta de marihuana, también mediante las redes.

En el operativo llevado a cabo por efectivos de la DDI de La Matanza, se secuestraron teléfonos celulares y tarjetas SIM, elementos que serán peritados. Además otros tres individuos fueron aprehendidos en las últimas horas en Ramos Mejía por perpetrar llamados realizando amenazas falsas a instituciones públicas.

En el último mes el servicio del 911 recibió miles de llamados llamados en el último mes. Por eso, el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, aseguró que se iniciaron al menos unas 120 causas contra padres y estudiantes y que el Estado buscará aplicar multas de al menos 50 mil pesos contra los responsables.