Foto: Télam.

Tras un día de debate intenso, la Cámara de Diputados aprobó cerca de la medianoche un freno a los aumentos de tarifas por 133 votos a favor, 94 en contra y 3 abstenciones. Se trata del proyecto de “emergencia tarifaria”, que retrotrae los valores de las boletas de luz, agua y electricidad a los que figuraban en noviembre de 2017 y congela nuevas subas por un año.

Asimismo, el proyecto ata los futuros aumentos al índice de variación salarial para los hogares (por el Coeficiente de Variación Salarial, CVS) y al índice de precios interno a mayoristas (IPIM) para PyMES, cooperativas y empresas recuperadas. Desde el oficialismo criticaron su aprobación y consideraron el proyecto “irresponsable” y demagógico”.

El proyecto recibió media sanción y deberá ser tratado por el Senado. De convertirse en ley, el proyecto sólo alcanzará a las empresas de servicios concesionadas por el gobierno nacional. Las provincias podrían adherir a la emergencia nacional para adecuarla a las empresas distribuidoras que brindan los servicios en cada una de ellas. Para el matancero: Edenor y Gas Natural Fenosa son empresas privadas con concesiones del Estado nacional, y AySA es estatal.

Mientras los diputados del peronismo (bloque Argentina Federal), del Frente Renovador, del kirchnerismo y de la izquierda exponían a favor del freno al tarifazo, cientos de manifestantes protestaban en las afueras del Congreso, esperando la aprobación de la ley. Los aumentos no fueron el único tema que debatieron los legisladores: las críticas al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que anunció el gobierno estuvo presente durante toda la jornada.

Aprobado en Diputado, para ser ley falta su sanción en la Cámara de Senadores. Sin embargo, se espera que el proyecto pueda ser vetado por el Gobierno, tal como lo anunció el jefe de Gabinete, Marcos Peña.