En la jornada de ayer en la que sesionaron Diputados y Senadores de la Provincia de Buenos Aires simultáneamente, la Cámara Baja dio media sanción al proyecto que busca proteger a las asociaciones civiles, centros culturales, sociedades de fomento y otras entidades pequeñas que se ven severamente afectadas por la pandemia de Coronavirus.

La iniciativa presentada por el jefe de bloque de Diputados del Frente de Todos, Facundo Tignanelli, ya cuenta con la aprobación de dicha cámara y busca exceptuar del pago del Impuesto Inmobiliario a las asociaciones civiles de hasta 100 socios o con ingresos anuales totales mayores a la categoría G del monotributo.

En caso de que el Senado la apruebe y la convierta en Ley, incluiría como beneficiarios a bomberos voluntarios, servicios de salud pública y asistencia social gratuitas. También a bibliotecas públicas, actividades culturales y deportivas, enseñanza e investigación científica, y servicios de rehabilitación de personas con discapacidad.

“La condonación de deudas es un punto a resaltar por la solidaridad de estas instituciones, que siempre quedó demostrada y la pandemia no fue un caso aislado”, remarcó Tignanelli, ya que “muchas de ellas se pusieron a disposición de la Provincia para llevar adelante centros de aislamiento, logística y ollas populares”. También reconoció que “la mitad no tienen los papeles en orden porque el Estado las asemejó a entidades comerciales”.

El proyecto, que no contó con el apoyo del bloque de Juntos por el Cambio, pero sí tuvo la aprobación de otros bloques que no pertenecen al oficialismo, pretende otorgar “Tarifa cero” en servicios públicos a asociaciones de bajos recursos mientras dure la pandemia, además de condonar deudas documentales y ofrecerles asesoramiento jurídico gratuito.