En la sesión especial que había solicitado el Frente de Todos, finalmente se trató el proyecto de Ley de Aporte solidario de las grandes fortunas y fue aprobado por la Cámara de Diputados, por lo que pasará al Senado para buscar convertirlo en una Ley que permita recaudar más de 300.000 millones de pesos para ser redistribuidos.

De esta manera, la media sanción acerca un paso la intención de gravar por única vez, y de forma excepcional, a las fortunas de más de 200 millones de pesos declarados por personas físicas en 2019. Cabe recordar que el aporte no alcanzaría a empresas, por lo que la posibilidad de inversiones no estaría en riesgo.

El impulsor del proyecto y titular del Frente de Todos, Máximo Kirchner, en su exposición explicó “cómo llegamos a este aporte solidario” y detalló que “Macri sacrificó 20.000 millones de dólares del Banco Central” en referencia a la caída de reservas que se dio entre las elecciones primarias de agosto y las generales del mes de octubre.

“El impuesto a los bienes personales se redujo entre 2016 y 2019 y eso no generó inversiones ni trabajo, sino que se volvió a los organismos de crédito”, argumentó el diputado respecto a las acusaciones de que este proyecto alejaría las inversiones privadas en el país.

Sobre el proyecto, Máximo Kirchner consideró que busca “corregir las asimetrías económicas, sociales y culturales provocadas por el brutal endeudamiento tomado” y destacó que el dinero recaudado se destinará “a los médicos y enfermeros, a las PyMEs, a las viviendas y para el RENABAP, que Carrió y Massot sacaron la Ley pero no tenía financiamiento”.

Desde Juntos por el Cambio, por su parte, justificaron la negativa diciendo que “defendemos al sector que genera empleo e inversiones en nuestro país”, por lo cual votaron en contra del proyecto que afectaría a menos de 10.000 personas, del total de 45.000.000 que viven en Argentina.

La iniciativa obtuvo 133 votos a favor, 115 en contra y 2 abstenciones. El oficialismo aportó 114 votos; el interbloque Federal sumó 9; otros 6 por parte del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo; 2 de Acción Federal y 2 de legisladores radicales. El FdT tuvo 5 diputados que no pudieron votar, entre ellos Sergio Massa, por ser el Presidente de la cámara.

En cuanto a los votos en contra del proyecto, provinieron de 112 de los 115 diputados de Juntos por el Cambio; además de Graciela Camaño, de Consenso Federal; Alma Sapag, del Movimiento Popular Neuquino y Beatriz Avila, del Partido por la Justicia Social tucumano. Las dos abstenciones fueron de los diputados Nicolás del Caño y Romina Del Plá, del Frente de Izquierda.