Foto: Télam.

La Secretaría de Producción municipal, a cargo de Débora Giorgi, difundió una encuesta realizada a diferentes pymes asentadas en el distrito y arrojó el dato de que el 33% de ellas tuvo que despedir empleados en el último año.

Este dato se contrapone a que sólo un 5% aumentó su planta de trabajadores y un 60% mantuvo los que ya tenía. Además, va de la mano con que un 77% de las pymes matanceras perdió rentabilidad económica, frente a un 7% que logró incrementarla.

“El combo de aumento de tarifas, de aumento de fletes por combustible, de aumento de los insumos por la variación del tipo de cambio, caída de ventas y avance de importaciones, genera un deterioro de la rentabilidad muy importante”, aseveró Giorgi.

 

Las consecuencias más directas de esto, además del cese de personal, es que 2 de cada 5 empresas vio una caída en las inversiones de su sector, y 1 de cada 7 pymes vio un incremento de esos flujos.

De esta manera, un 57% de los encuestados consideran que la situación económica de su empresa empeoró en el último año, el 23% que sigue igual y un 20% que mejoró.

“El costo impositivo, la caída de ventas y la inflación son las principales preocupaciones que tienen hoy las empresas que están asentadas en el distrito”, agregó la ex ministra de industria de la Nación.