El titular de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) de La Matanza, Pablo Pimentel, dialogó con Matanza Digital sobre el rol que adoptaron las fuerzas de seguridad en el último tiempo, a pocos días de darse de conocer nuevos casos de asesinatos por parte de la policía en San Miguel del Monte y en Martín Coronado.

“Se ha profundizado la crisis histórica del accionar policial con casos de gatillo fácil, por los discursos y definiciones políticas que esta teniendo la ministra (de Seguridad, Patricia) Bullrich, y este gobierno. El problema es que el accionar de la policía y de las distintas fuerzas de seguridad no están siendo controlado por el sector político que lo tiene que controlar”, comentó el referente de la organización de derechos humanos.

La APDH La Matanza es firmante de un extenso comunicado en el que varios organismos, como las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y la Liga Argentina por los Derechos Humanos, reclaman que el Poder Ejecutivo separe de su cargo a la ministra de Seguridad. Fue una respuesta a la reafirmación de la doctrina Chocobar y a la repudiable afirmación: “el caso Luciano Arruga fue una construcción como la que quisieron hacer con Santiago Maldonado”.

Ante esto, Pimentel comentó: “la ministra tiene el tupe de decir que los organismos de derechos humanos hacemos montajes sobre casos para inculpar a la policía como en el caso de Luciano Arruga, Santiago Maldonado o el de Rafael Nahuel. Lo que pedimos es que renuncie pero con un juicio político. Queremos que al ministra de las explicaciones que corresponda, por haber incumplido con su tarea y por mal desempeño de funcionario público”.

En ese sentido, el referente aseguró que en el distrito hubo un aumento en las consultas que recibió la APDH referidas a violencia estatal. “Ayer atendimos 4 casos de los cuales 3 fueron para denunciar a la policía por abusos. Encarcelan a la gente sin motivos y también golpean gente con total impunidad. Hay un desmadre nuevamente en las fuerzas de seguridad, y muchos (efectivos) están haciendo lo que quieren”, aseveró.

Y cerró: “los discursos de este gobierno son un cambio de paradigma que nos hace retroceder. Argentina había puesto en agenda estos temas y, en algún momento, las fuerzas tenían un cierto control político. Si bien en todos los gobiernos han sucedido hechos de violencia institucional y de gatillo fácil, en este gobierno se han profundizado”.