Foto: Diario Popular.

El ajuste fiscal y recorte de obras públicas que encabeza el gobierno nacional llegó al ferrocarril Sarmiento: la obra de soterramiento quedó paralizada por falta de presupuesto y se alargan los plazos.

Como resultado del recorte, se suspendieron a más de 100 trabajadores que se ocupaban en las tareas de excavación del túnel, se cancelaron algunos contratos y se cerró la fábrica de anillos de cemento (dovelas) utilizadas para el túnel.

Hasta el momento, la tuneladora comenzó en la estación de Haedo, pasando por Ramos Mejía -donde siguen instalado el obrador para la construcción de la estación subterránea, ocupando la mitad de Rivadavia a la altura de Avenida de Mayo- y llega hasta Villa Luro. Superó los 7 kilómetros de excavación de los 18 contemplados en la megaobra.

Según difundió Clarín, en el Gobierno dijeron que la obra “sigue en marcha”, aunque continuarán con los trabajos subterráneos en la parte del túnel ya excavada como la construcción de estaciones de pasajeros y la “ventilación del túnel construido”.

La obra del soterramiento fue anunciada múltiples veces durante el kirchnerismo y estuvo demorada por falta de financiamiento internacional. Con Mauricio Macri, el gobierno anunció que iba a afrontar con recursos propios su construcción y, con la obra en marcha, su finalización estaba prevista para 2022. Sin embargo, la nueva paralización podría demorar aún más el plazo.