Esta semana el ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, se cruzó con el precandidato a intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, por las políticas de seguridad llevadas a cabo en el último tiempo.

Espinoza difundió en una gacetilla estadísticas del Ministerio Público Fiscal aseverando que “hay un 60 por ciento más de hurtos, 50 por ciento más de secuestros exprés y 25 por ciento más de homicidios” en la provincia. Ritondo le respondió que es mentira y “una brutalidad” lo afirmado por el diputado nacional, y cuestionó que “hay intendentes a los que la seguridad no les importa, como es el caso de La Matanza”.

Matanza Digital fue a las fuentes y analizó las estadísticas difundidas el Ministerio Público Fiscal, las mismas que dijo haber consultado Espinoza. Allí se analizaron las causas por delitos (Investigaciones Penales Preparatorias, o IPP) abiertas en los últimos cuatro años (2015, 2016, 2017 y 2018) para ver qué arrojan los números, teniendo en cuenta que se abarca un período de tiempo que incluye el último año de gestión del peronismo y los 3 años de Cambiemos*.

Aumentó la inseguridad en la provincia

La primera cuestión a tener en cuenta es que hubo un aumento paulatino de los procesos penales (causas) desde 2015 a 2018, llegando en este último año a registrarse 876.924. Esto representa un aumento del 6% respecto del año anterior y un 15% más respecto de 2015. A priori, prodría afirmarse que en últimos años no hubo una baja en los delitos, sino todo lo contrario.

Los números que difunde la Procuradoría dan cuenta que el comportamiento de los delitos no fue igual. Los homicidios dolosos presentaron claramente una baja (en orden al 20%) desde 2015 que se mantuvo en estos últimos años. Sin embargo, en el último año hubo un leve aumento y los homicidios en situación de robo aumentaron un 40%.

Este último dato es importante, ya que en ese período del tiempo hubo un aumento de la pobreza y un deterioro profundo de los indicadores sociales, que fue acompañado de una suba en los delitos que más sienten los vecinos por la inseguridad: hurtos y robos.

Así, los informes dan cuentan de un aumento de estos tipos de delitos, tanto respecto de 2015 como respecto al año 2017. Cabe recordar que a principios de 2018, el jefe de la Bonaerense, Fabián Perroni, afirmó que en la provincia había más gente comenzando a delinquir porque no tenía para comer.

En el caso de los hurtos, hubo un aumento del 20% de 2017 a 2018, y representan un 30% más respecto de 2015. El mismo aumento se dio con los robos, que aumentaron un 11% en el último año y representan un 16% más que 2015.

En el caso de los secuestros extorsivos, el aumento respecto de 2017 fue del casi 60%, mientras que respecto a 2015 hubo un 30% más de causas por secuestros.

*Quedan afuera del análisis los delitos vinculados al narcotráfico y venta de drogas, ya que se trata de delitos que investiga la justicia nacional.