Ambas cámaras del Congreso de la Nación lograron aprobar el proyecto de repudio del golpe de Estado en Bolivia. El peronismo fue el impulsor de la resolución y contó con los votos necesarios para una votación afirmativa.

En Senadores, el justicialismo reunió 29 voluntades y Cambiemos tuvo 8 votos en contra y 4 abstenciones. Hubo senadores oficialistas, sin intenciones de expresarse a favor, que debieron cambiar su abstención y votar en contra para mantener el quorum.

Mientras tanto, en Diputados, Cambiemos mostró más fisuras y hubo debates internos sobre la posición que tomaría el bloque. Finalmente, el único diputado oficialista presente fue Daniel Lipovetzky y acompañó el proyecto del Frente de Todos.

El radicalismo se pronunció en contra del golpe al gobierno de Evo Morales pero no acompañó el proyecto y desató discusiones puertas adentro sobre la posición tomada.

Hubo 5 diputados matanceros que acompañaron el proyecto. Por el Frente de Todos votaron Fernando Espinoza, Marisa Guerin, Mirta Tundis y Fernando Asencio, y la representante de la izquierda Romina Del Plá lo hizo por el FIT.

Los legisladores macristas Hernán Berisso, Josefina Mendoza y Héctor ‘Toty’ Flores no votaron el proyecto. En el caso de Berisso y Flores, ni siquiera se pronunciaron al respecto.