En un nuevo capítulo del avance judicial contra Cristina Fernández de Kirchner, el fiscal Carlos Rívolo dispuso la imputación de la ex mandataria y del diputado Máximo Kirchner. La investiagación se inició con una denuncia que realizó Margarita Stolbizer el pasado 4 de abril.

El juez a cargo de la causa es Bonadío, cuestinado por la Cámara Federal en sus últimas actuaciones contra la ex presidenta. Tras el pedido del fiscal, abrió el expediente y dispuso secreto de sumario.

La denuncia pone la sospecha en los alquileres de inmuebles de Los Sauces S.A, perteneciente a la familia Kirchner, a las empresas Inversora M&S y Alcalis de la Patagonia, de Cristóbal López; y a Valle Mitre; Loscalzo y del Curto; y Kank y Costilla, de Lázaro Báez.