El gobierno anunció que se encuentra estudiando la posibilidad de dar marcha atrás con su propia decisión de prohibir las colectoras electorales para mejorar la performance de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires. Lo hizo a través de los medios de comunicación cercanos y a través de las palabras de Marcos Peña.

“Si al final del día hay más candidatos a presidente que quieren apoyar a nuestra candidata a gobernadora, y con eso se consolida la decisión de no volver al kirchnerismo en la provincia no me parece un atajo ni una discusión que altere la previsibilidad”, sostuvo el jefe de Gabinete, en una entrevista a L+.

La iniciativa busca ampliar el caudal de votos de Vidal en la provincia, al participar como gobernadora de varias listas para presidente que podrían incluir a los candidatos de Alternativa Federal, a Roberto Lavagna y al propio Sergio Massa. Sin embargo, esta última opción parece más una operación política que una posibilidad real.

El documento aprobado en el Congreso del Frente Renovador la semana pasada descarta cualquier posibilidad de acordar con el oficialismo y enfatiza que “la fragmentación de la oposición beneficia únicamente a Macri”. De hecho, esta tarde Massa salió a descartar cualquier negociación con Vidal y cuestionó al gobierno: “dediquen su tiempo a gobernar”.

Hasta el momento, tanto desde el espacio de Lavagna como de Alternativa Federal también negaron cualquier negociación con el Ejecutivo.

Cabe recordar que el sistema electoral fue modificado en abril de este año por un decreto de Mauricio Macri a pedido de María Eugenia Vidal. En ese entonces, se prohibió el uso de listas colectoras y las candidaturas múltiples para evitar un acercamiento entre el kirchnerismo y el peronismo no k.

La medida había cosechado criticas de la oposición por cambiar las reglas de juego en un año electoral y porque las colectoras fueron utilizadas por candidatos de Cambiemos para llegar a gobernaciones: tanto Gerardo Morales en Jujuy, como Alfredo Cornejo en Mendoza utilizaron esa modalidad para imponerse en sus provincias en las elecciones de 2015.