Alberto Fernández anunció hoy, en conferencia de prensa, que el gobierno intervendrá el grupo Vicentín, que se declaró en quiebra a principios de año. También, que presentará el proyecto de expropiación en el Congreso de la Nación, para declarar a la empresa como “de utilidad pública” y que pase a tener una dirección mixta entre el Estado y capitales privados.

“Estamos dando un paso grande hacia la soberanía alimentaria”, aseguró el Presidente de la Nación, que también afirmó que la intervención es “para salvar una empresa que iba camino a la quiebra”. Cabe recordar que en diciembre de 2019, un grupo de acreedores había realizado un pedido de quiebra por las deudas que el grupo mantenía con ellos.

“Todos los activos del Grupo Vicentín formarán parte de un fondo fiduciario gestionado por YPF Agro. Se trata de un sector de la economía que tiene particular relevancia, como es el mercado de granos y cereales”, explicó Fernández, que estuvo acompañado por el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la senadora Anabel Fernández Sagasti.

Vicentín había accedido a créditos por 18.500 millones de pesos por parte del Banco Nación en el último año del mandato de Mauricio Macri, lo que generó una investigación judicial contra el director del banco en aquel entonces, Javier González Fraga, para corroborar la legalidad de dichas operaciones.

Por último, el mandatario remarcó que el plan “es rescatar a la compañía, proteger los puestos de trabajo y que los pequeños productores puedan seguir contando con una empresa a la que venderle lo que ellos producen”. En referencia a los productores, señaló: “deben estar muy contentos con esta decisión”.