El ministro de Defensa, Oscar Aguad.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, dió marcha atrás con la resolución n° 1581 que frenó la promoción de 25 militares que habían sido ascendidos en 2010.

Según difundieron desde la cartera, se trataba de militares que eran familiares de procesados o condenados por delitos de lesa humanidad, castigados por ser “portadores de apellidos”. El ministro aseguró que se trató de una medida “ilegítima” y “populista”.

En esa línea, les pagarán una indemnización que corresponde a los últimos ocho años que estuvieron en retiro.

Tras darse a conocer la medida, la ex ministra de Defensa, Nilda Garré, salió al cruce y criticó la nueva resolución del gobierno: “La decisión de no ascenderlos no fue por ‘ser hijos de’, sino porque ellos no manifestaron conductas democráticas”, aseguró en diálogo con Página 12.

De hecho, entre los militares que Aguad decidió indemnizar se encuentran el teniente coronel Roberto Augusto Vega, que en su momento reivindicó en un acto ante soldados la lucha “contra el terrorismo apátrida que pretendía cambiar la bandera por un trapo rojo”.

“Uno no es responsable por lo que hicieron sus padres. Si es responsables por las ideas que tiene y las conductas que ejerce”, dijo la ex ministra y cerró: “eran personas que, a nuestro juicio, no acreditaban una vocación democrática y que defendieran el Estado de Derecho y los derechos humanos”.